Project Description

La titularidad compartida es una de las figuras que más se debería de potenciar desde el Ministerio de Agricultura con el compromiso e implicación de las Comunidades Autónomas, tal y como han explicado desde FADEMUR tras la reunión celebrada en fechas recientes con representantes del Ministerio de Agricultura al respecto del nuevo decreto sobre Titularidad Compartida. Castilla-La Mancha es la segunda región donde más titularidades compartidas hay inscritas.

Toledo, 24 de junio de 2021. En fechas recientes, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales, FADEMUR, de Castilla-La Mancha, Elisa Fernández, participó en un encuentro con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación donde se abordó la importancia de fortalecer y potenciar la figura de la titularidad compartida a través de un decreto de próxima publicación que contemplará ayudas directas para dichas explotaciones. Una figura a la que cada vez se acogen más explotaciones familiares en Castilla-La Mancha, pero que necesita un impulso normativo y presupuestario decidido.

Según los datos adelantados por el Ministerio, hay 862 titularidades compartidas en España, de las cuales 372 corresponden a Castilla León y 204 a Castilla-La Mancha, lo que supone que entre dos comunidades aportan el 67 % de titularidades al cómputo global.  “Esto deja claro que la implicación de las comunidades es fundamental, como así sucede en nuestra región”, ha recordado Elisa Fernández. Desde la organización feminista rural afirman que este crecimiento es pausado, pero constante. De hecho, según la Consejería de Agricultura, en Castilla-La Mancha, las nuevas incorporaciones al campo han supuesto un 32 % de mujeres, de las 1.331, más de 400 han sido mujeres, y 53 lo han hecho en régimen de titularidad compartida. Estas cifras suponen una apuesta por las mujeres agricultores en Castilla-La Mancha, así como por el fomento de la igualdad real y efectiva en el mundo rural.

Desde FADEMUR Castilla-La Mancha se ha demandado siempre el compromiso con esta igualdad, así como la apuesta por las explotaciones familiares, agrícolas y ganaderas, “no solo es bueno para las mujeres rurales y el fomento de la igualdad, también para atajar el despoblamiento; entre otras cuestiones que siempre hemos defendido”.

La figura de la titularidad compartida requiere un compromiso y un esfuerzo presupuestario, así como agilidad burocrática. Según el Ministerio, dispondrá de una ayuda directa para las explotaciones de titularidad compartida que incluirá todas las explotaciones inscritas. Aunque desde “FADEMUR insistimos en que el presupuesto tiene que ser superior, para que llegue al cien por cien de las explotaciones. Pedimos un esfuerzo presupuestario mayor”, insisten desde la organización. Asimismo, se debatió una de las propuestas de la organización: la ventanilla única, “para nosotras es lo más importante, la agilidad burocrática para no tener que ir de una administración a otra”, ha dicho Fernández, quien ha indicado que el Ministerio “lo tiene claro, pero debe contar con la complicidad, compromiso y voluntad de todas las Comunidades Autónomas. Algo que, al parecer no sucede ahora”. Desde la organización feminista agraria indican que “el trabajo tiene que ser mutuo, para que así veamos las cifras de mujeres incorporadas y de titularidades compartidas seguir creciendo”.